From GATA‘s newsletter:
The Spanish Internet newspaper Libertad Digital, based in Madrid, today published a report about the Bank of Spain’s gold sales that mentions GATA and Sprott Asset Management’s chief investment strategist, John Embry. So we’re hopeful that the report got something of our points across, even if we can’t be sure, since the only Spanish we know here at GATA headquarters is “margarita, por favor.”

Maybe some of our more cosmopolitan supporters will be able to make more sense of the Libertad Digital report. You can find it here:

http://www.libertaddigital.com/noticias/noticia_1276307283.html

When the Bank of Spain explained this week that it had sold gold to purchase “more profitable” bonds (http://www.gata.org/node/5146), Neal Ryan of Blanchard & Co.’s Economic Research Unit wondered aloud what sort of bonds are outperforming gold’s recent return of 20 percent per year. The Spanish finance minister apparently didn’t say and wasn’t asked. But the way things have been going financially in Spain lately, he may need the margaritas more than we do.

El Banco de España vuelve a vender en mayo importantes cantidades de oro

Las reservas de oro del Banco de España siguen menguando. Si en sólo dos meses, marzo y abril vendió un 20 por ciento de sus reservas, en mayo continuó con las ventas, también a un alto ritmo: 28 toneladas. Pedro Solbes, ministro de Economía, achaca las ventas a la rentabilización de las reservas, pero los analistas prevén nuevas subidas del oro, cuya cotización podría alcanzar los 2.000 dólares (en la actualidad cotiza a 661,50).

(Libertad Digital) El Banco de España ha vendido 28 toneladas de oro en el mes de mayo, según se desprende del último informe de Activos de Reservas, que se suman a las 80 toneladas vendidas en los meses de marzo y abril. De este modo, en tres meses el Banco de España se ha desprendido del 25 por ciento de sus activos en oro.
El senador popular Javier Sánchez Simón preguntó este miércoles al ministro de Economía, Pedro Solbes, sobre las razones del órgano regulador de realizar las ventas de oro en marzo y abril. La respuesta de Solbes fue que “se pretende, vendiendo oro, activo no rentable, convertirlo en bonos de renta fija, que sí tienen rentabilidad”. Y añadió “En base a este marco legal, el Banco de España ha llevado a cabo un proceso de fortalecimiento de su situación patrimonial tratando de mejorar la rentabilidad de su activo”. “El oro ya no es rentable”, sentenció. En mayo las ventas han continuado.
La onza podría alcanzar los 2.000 euros
El oro es un activo monetario, y de hecho fue la base de las monedas nacionales, junto con la planta, hasta que los bancos centrales las fueron desvinculando de los metales. No obstante sigue teniendo una gran relevancia, como demostró en 1980; entonces llegó a cotizar a cerca de 860 dólares, lo que equivaldría a cerca de 2.000 dólares de 2006. Varios expertos consideran que el exceso de liquidez en dólares, la debilidad cada vez más clara de esta moneda y las previsiones de inflación hacen pensar que muchos inversores vuelvan a refugiarse en el oro. En tal caso, podría volver a alcanzar niveles como los de 1980. De ser así, las razones de rentabilidad no serían tan claras.
Un informe del pasado año firmado por el banco británico Cheuvreux, de Crédit Agricole, apuntaba precisamente a la posibilidad de que la onza alcance los 2.000 dólares, ya que funciona “como una alerta temprana de crisis” y en la actualidad “hay un déficit de oferta sobre la demanda de unas 700 toneladas. El informe considera que las reservas reales de los bancos centrales podrían estar de 10.000 a 15.000 toneladas por debajo de las 31.000 reconocidas en ese año.
Hay numerosos analistas que observan un comportamiento consensuado y coordinado por los bancos centrales para vender oro y evitar de este modo que su cotización suba demasiado y actúe como “chivato” de una eventual crisis financiera. Es el caso del Gold Anti Trust Action Committee (GATA) o de analistas como John Embry. No obstante, estas ideas no son universalmente compartidas.
Las ventas de los bancos centrales
El 26 de septiembre de 1999 catorce bancos centrales europeos más el BCE firmaron el “Central Bank Gold Agreement”, por el que acordaron limitar las ventas conjuntas de oro a 400 toneladas anuales. En 2004, cuando vencía el acuerdo, se renovó, pero aumentando la cantidad máxima de 400 a 500 toneladas anuales entre los 15 bancos centrales. Las ventas en 2006 alcanzaron las 390 toneladas, pero una reciente información apunta a que podrían volver a subir el nivel de ventas hasta las 500 toneladas.
No obstante, no todos los bancos centrales tienen la misma política. Fuentes del mercado apuntan a que Rusia, quinto productor mundial de oro, compró toda la producción de 2006 para depositarla en su banco central. En 2006 las reservas de oro y divisas de Rusia aumentaron en 121.500 millones de dólares, lo que supuso un incremento del 66,7 por ciento respecto al año anterior. Podría ser el caso también de China, aunque la opacidad de ese país no permite saberlo con total seguridad.